sábado, 12 de enero de 2013

Sobre la utilidad de hacer unas primarias en el PSOE a corto plazo

Soy reacio a los debates sobre cuestiones internas, fuera de los limites físicos donde deben tener lugar, pero visto que el universo mediático e intelectual del progresismo español se empeña en enseñarle a su padre a hacer hijos, no seré yo quien permanezca en la cárcel y con miedo.
Soy un firme defensor de las leyes de la termodinámica como cualquier persona de formación científica que se precie, pero el PSOE no es una reacción química y por lo tanto no puede funcionar mejor con un incremento de la entropía (desorden), es por tanto que parece razonable establecer un orden lógico y saber a que propósito se sirve.
El propósito a mi entender debe ser suprapersonal, recuperar el liderazgo social no es cuestión de una foto de carné ni siquiera de la foto de una ejecutiva o un consejo de ministros, requerimos construir en los aspectos en los que requiramos y hacer visible en todos los casos, una alternativa fiable reconocida y reconocible. 
Construir un proyecto de país maduro moderno y sin complejos es nuestra tarea inexorable, si queremos que el partido decano de la democracia española sea durante mucho mas tiempo el que mejor defiende los intereses de la ciudadanía española, algun@s me habrán ya escuchado decir que debemos recuperar el ágora pero eso no ocurrirá a la velocidad que a muchos nos gustaría, y no basta con captar la atención del pueblo sino que esta vez el pueblo debe asimilar como propio nuestro proyecto. Por tanto el primer paso debe ser establecer un nexo de complicidad con la ciudadanía, no basta con pedirles que nos transmitan sus propuestas como si de escribir la carta a los reyes magos se tratase, debemos hacerlo sin prisa pero a ritmo constante incluyéndolos en nuestros debates y llegado el momento pidamosles que nos ayuden a elegir a quién queremos en las instituciones, defendiendo, preservando y practicando el fruto de nuestro debate.
Construyamos por tanto, país como mejor sabemos hacer l@s socialistas, desde abajo, desde el municipalismo, y de ahí al cielo. Si vamos a impregnar de democracia total nuestro partido hagamoslo siendo escrupulosamente ordenados, empecemos por nuestro municipio, sigamos por nuestra región y entonces solo entonces abramos el melón nacional. 
En definitiva, hagamos las cosas con cabeza, dice una amiga que la valentía se premia en política a lo que yo añado que la insensatez se castiga con dureza, y abrir el partido es valiente pero hacerlo de forma precipitada es de insensatos. Hagamos el proyecto y sepamos con que gente contamos, y entonces elijamos a nuestr@s lideres institucionales, el que piense que la ciudadanía va a correr a inscribirse en nuestros censos de simpatizantes para votar en unas primarias sin sentirse parte del proyecto, o no conoce este país o no actúa de buena fe, o simplemente como diría otro amigo debe pasar el contacto de su camello. Si queremos hacer unas primarias abiertas potentes debemos hacer un trabajo riguroso.
Demos ejemplo de seriedad, y hagamos bandera de ello, el país que queremos pasa por ser creíbles y solo lo seremos si somos efectivos, no podemos permitirnos ni un paso en falso, nuestra gente nos necesita.